Farenheit 451

Nunca quemamos lo que debíamos...

-¡Carajo!- gritó.
Amaranta, que empezaba a meter la ropa en el baúl, creyó que le había picado un alacrán.
-¿Dónde esta? preguntó alarmada-
-¿Qué?
-¡El animal!- aclaró Amaranta.
Ursula se puso un dedo en el corazón 
-Aquí- dijo. 

-¡Carajo!- gritó.

Amaranta, que empezaba a meter la ropa en el baúl, creyó que le había picado un alacrán.

-¿Dónde esta? preguntó alarmada-

-¿Qué?

-¡El animal!- aclaró Amaranta.

Ursula se puso un dedo en el corazón 

-Aquí- dijo. 

  • 22 August 2012
  • 55